martes, 21 de diciembre de 2010

Cuentos que me contaron por el camino de Don Quijote

Uno de los libros más extraordinarios de todos cuantos hemos publicado en esta pequeña editorial se titula Cuentos que me contaron por el camino de Don Quijote, se trata de un libro con una historia de cuento. Allá va.
A finales de los años setenta del pasado siglo, el escritor y titiritero argentino Javier Villafañe desembarcó en España con su carromato de títeres y su mula para recorrer los caminos que ya anduviera don Quijote en sus aventuras.
Durante años Javier Villafañe recorrió La Mancha con sus títeres siempre dispuestos al teatrillo y la emoción. Cuando llegaba a un nuevo lugar paraba en la escuela y ofrecía siempre el mismo trato: si queréis que os haga una representación de títeres entonces los niños y niñas me tienen que "pagar" regalándome algunos cuentos.
Así fue como Javier Villafañe recogió más de 50.000 cuentos de niños y niñas de La Mancha. De aquella copiosa recolección Javier seleccionó 177 que son los que hoy están recogidos en este libro. En verdad un libro extraordinario.


Aquellos niños y niñas hoy tendrán entre 30 y 40 años y podrán reencontrarse con palabras que dieron a un viejo titiritero que un día apareció inesperadamente en su escuela. Y toda la gente curiosa y amante de los cuentos descubrirá varios tesoros escondidos entre las páginas de este libro.
Además, en los cuentos seleccionados pueden observarse varias cuestiones interesantes:
  1. Qué bien escribían los niños de hace 30 años, qué frases coordinadas y subordinadas, qué organización de las ideas.
  2. Qué poco infectados estaban todavía por el virus ñoño de lo políticamente correcto, qué llenos de verdad y de vivido están todos esos textos.
  3. Cuánta tradición oral conocían, cuánta palabra viva les alimentaba, cuánta lumbre y cuánta abuela con tiempo para hablar y contar.
Un libro maravilloso que es un viaje en el tiempo y una aventura, un cuento continuo.
Un libro imprescindible.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada